Juan Carlos Ramírez consigue quinto triunfo en la temporada, superó a los Marlins

Juan Carlos Ramírez dio otro paso en su consolidación como abridor en las Grandes Ligas al sujetar a la artillería de los Marlins por siete entradas y apuntarse su quinto triunfo de la campaña. Ramírez logró espaciar siete imparables en siete innings, y aunque otra vez permitió una carrera en el despertar del partido, logró sostenerse para dar una buena presentación. En la esquina contraria, Vance Worley conseguía también mantener, hasta cierto punto, a raya a los Angelinos.

Los Angelinos se impusieron 5 – 2 a los Marlins. Mike Trout puso en ventaja en el primer episodio a los Angels con un jonrón. Sin embargo, un error defensivo dio la posibilidad de empatar a los Marlins en el mismo cierre del primero. De esta forma Ramírez volvía a conceder carrera en el primer episodio, aunque en esta ocasión era carrera sucia.

A partir de ese momento Ramírez fue sorteando los peligros que aparecieron a lo largo del encuentro. Le lograron conectar, pero por suerte fueron hits que pudo disolver a lo largo de siete entradas. Dos jugadas de doble play, una en el tercer y una en el cuarto, contribuyeron a que la hoja de ruta posterior al primer episodio se mantuvieran impolutas para el carabinero nica.

Ramírez logró caminar entoces durante siete entradas completas. Ponchó a tres marlins y concedió una base por bolas. Ramírez realizó un total de 95 lanzamientos al plato, de los cuales 65 fueron strikes. Enfrentó oficialmente a 26 bateadores y se apunta su quinto triunfo de la temporada contra tres derrotas.

En el octavo y noveno episodio los Angelinos atacaron a los relevistas de los Marlins y lograron aumentar su ventaja con dos en el octavo y una en el noveno. Un jonrón de Ozuna en el noveno episodio fue la reacción de los Marlins, pero ya era demasiado tarde para revertir el triunfo de los Angelinos.

Erasmo Ramírez tuvo una apertura de calidad frente a los Yankees

Cinco ponches, seis hits y dos carreras permitidas es el resumen que saldrá en la mayoría de los artículos para resumir la labor monticular de Erasmo Ramírez este viernes frente a los Yankees. Pero la calidad del trabajo ha ido más allá de lo que dicen los números. Erasmo, acostumbrado a relevos medios y sin muchas chances de abrir juegos en esta temporada, se enfrentó a uno de los lineups más escalofriantes de la Grandes Ligas. Lo hizo con temple, a pesar de que dos imparables en la primera entrada pudieron hacerle perder los estribos del juego.

Erasmo Ramírez vs los YankeesSe recompuso Erasmo y fabricó una cadena de innings solo alterada por otra carrera en el tercer episodio. La solidez desde la colina de Erasmo, permitió a los Rays mantenerse en el partido solo separados por una carrera en el marcador.

Con el madero estuvo encendido Evan Longoria, con cuatro hits. Suyo fue el batazo que puso por delante a los Rays en el octavo episodio, y que serviría para darle la victoria al equipo de casa.

Farquhar se apuntó el partido, mientras que Clippard cargó con la derrota. Colomé sacó los últimos tres outs para cerrar el triunfo de los de Florida.

Para Ramírez fue un partido especial. Regresó (aunque sea temporalmente) a la rotación y demostró que puede ser útil si se le requiere en ese puesto. Luego del partido confirmó que se sintió bien en el montículo, tratando de mantener bajos sus lanzamientos, especialmente por el poder de la alineación de los Yankees, que pueden sacar la pelota del parque en cualquier momento.

Erasmo destacó la ayuda del receptor Derek Norris, de quien Ramírez destacó su experiencia. Así como la defensa de los Rays que le brindó el respaldo necesario para mantener a raya a los Yankees por cinco episodios.

Ramírez dijo sentirse un poco cansado del brazo, pero nada que no se supere con ejercicios básicos para estar listo en su próxima presentación. De momento con dos victorias sin derrotas, y con 6 juegos sostenidos, Ramírez lleva una temporada de buena consistencia.

A continuación el video de la entrevista post-partido de Erasmo Ramírez, al concluir el partido de los Tampa Bay Rays vs. los Yankees de New York.